​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​

PUVA es el nombre de un tratamiento usado para controlar ciertas enfermedades de la piel como psoriasis, vitiligo, micosis fungoide, dermatitis atópica y otros. El nombre PUVA resulta de la unión de un medicamento (P) (Psoraleno) y (UVA) (Luz ultravioleta A).

En este tratamiento se requiere la toma de un medicamento (psoraleno), dos horas antes de la exposición a la luz ultravioleta A (UVA), en la cámara.

El tratamiento requiere de dos a tres sesiones semanales, según la enfermedad, hasta obtener una mejoría satisfactoria de las lesiones de piel.

UVA es una luz específica de larga longitud de onda, (320 nanómetros) usada en PUVA terapia. Este tipo de luz no es filtrada por las nubes ni ventanas y la cantidad UVA del sol no varía mucho en las estaciones.

El psoralen es una droga fotosensible que se administra previo al tratamiento. La droga hace que la piel sea sensible a la luz UVA. Ni la droga ni la luz UVA solas son suficientes para obtener mejoría, pero combinadas con especificas cantidades de UVA, produce una reacción fotoquímica, que además produce un bronceado.

En Colombia el único psoraleno comercialmente que existe es el Mopsalem®

Es un aparato que está compuesto por numerosos bombillos que emiten luz ultravioleta A, dispuestos generalmente de forma vertical formando una circunferencia, de manera que el paciente puede estar de pie y recibir la luz UVA por todos los lados sin necesidad de girarse.

El médico determina la cantidad correcta de psoraleno (mopsalem) que el paciente debe tomar, de acuerdo con su peso. La droga se toma una hora y media a dos horas antes de cada sesión de fototerapia. La cantidad de luz es determinada según la enfermedad y el color de piel.

El tiempo de exposición inicialmente es de algunos segundos y en cada tratamiento se incrementa hasta obtener una mejoría satisfactoria. Generalmente el tiempo de tratamiento no es mayor de 15 minutos.

Cada paciente debe asistir a tres sesiones semanales inicialmente, durante la fase de “aclaramiento”. En promedio se requieren 25 a 30 sesiones. Cuando se considere que el paciente tiene una mejoría satisfactoria, entonces se pasa a la fase de “mantenimiento”, con una sesión semanal para el tratamiento de enfermedades como psoriasis o dermatitis atópica. Para el manejo de vitiligo se requieren dos sesiones semanales durante meses.

Antes de iniciar PUVA terapia, el paciente debe conocer los riesgos.

Existen dos áreas principales de riesgo:

1. Cataratas: Los estudios en animales muestran que se pueden producir cataratas con exceso de PUVA, SIN PROTECCIÓN OCULAR. Si un paciente NO se protege los ojos, corre el riesgo de desarrollar cataratas. El grado de riesgo es muy bajo, la protección de los ojos se requiere durante la terapia y cuando se exponga a la luz natural del sol (luz día).

2. Cancer de piel: Las personas que previamente han tenido cáncer de piel, o han recibido tratamiento con arsénico o radioterapia, así como individuo extremadamente sensible al sol (quienes siempre se queman y nunca se broncean), tienen mayor riesgo que la población normal de desarrollar cáncer de piel. Esos pacientes generalmente son excluidos de PUVA terapia, a menos que las circunstancias lo ameriten. Para todos los pacientes hay una mínima incidencia de cáncer de piel. Es imposible saber exactamente cuanta luz necesita un paciente para producir un cáncer de piel. Su piel debe ser evaluada periódicamente para detectar cualquier anomalía.

Hay una variedad de efectos que pueden ocurrir durante la fototerapia.

Efectos mayores:
1. Nauseas: Puede ocurrir después de la administración del psoraleno. Este problema puede ser reducido o suprimido, tomando el medicamento con leche, frutas, algún alimento o fraccionando la dosis.

2. Prurito “piquiña”: se puede presentar durante las primeras sesiones de PUVA. Este síntoma puede mejorar con el uso de cremas humectantes. Si el prurito es severo, puede ser necesario bajar la dosis o suspender unos días el tratamiento.

3. Resequedad de la piel: Se deben aplicar lociones hidratantes para mejorar y evitar que ésta se presente.

4. Quemadura: Puede presentarse algún eritema (rojo) en la piel, principalmente al inicio del tratamiento. Si es severo, inclusive pueden formarse ampollas.

5. Pigmentación: Los pacientes se broncean durante el tratamiento de PUVA y en algunos aparecen pecas.

6. Otros: Algunos han reportado dolor de cabeza, nauseas, insomnio, pigmentación de las uñas, exacerbación de la enfermedad, incremento del crecimiento del pelo, ampollas y edema (hinchazón) de los tobillos.

Programa de PUVATERAPIA

• Se requieren 3 sesiones semanales (lunes, miércoles y viernes o martes, jueves y sábado)
• Si el diagnostico es vitiligo, se necesitan 2 sesiones a la semana.
• La constancia es esencial para que la terapia sea exitosa.
• Cuando haya mejoría satisfactoria de las lesiones, se inicia la fase de mantenimiento con una sesión semanal y gradualmente se va disminuyendo la frecuencia hasta una mensual.
• Si la piel continua libre de lesiones de psoriasis, después de 3 a 4 meses de mantenimiento se puede suspender el tratamiento.
• La respuesta al tratamiento debe ser evaluada periódicamente.

• Siempre use sus propias gafas de protección.
• Mantenga cerrados los ojos.
• No toque los bombillos, puede apoyarse en los soportes.
• Proteja su piel sana con alguna prenda (franela, toalla) y protector solar.
• En lo posible mantenga los pies separados, para que las piernas estén más cerca de los bombillos.

• Protección de los ojos: Uso de gafas con lentes de protección ultravioleta, el día del tratamiento y durante 12 horas, principalmente en la calle, el carro o cuando este cerca a las ventanas.
• Protección de la piel: Uso diario de protector solar en especial en la cara, cuello y manos. No exponga su piel al sol 8 horas posteriores al tratamiento.
• No use ningún otro medicamento (como corticoides).
• Use perfume en sus ropas y no directamente en la piel.

Son dos términos médicos utilizados para referirse a fototerapia PUVA.

La primera sesión de fototerapia puede ser de 30 segundos a 1 minuto y progresivamente se hacen aumentos en cada sesión de 30 segundos a un minuto, hasta máximo 15 minutos, dependiendo de la patología y la respuesta clínica.

La fototerapia UVB-NB (luz ultravioleta B de banda estrecha o Narrow band de 311 nanómetros) es una muy buena alternativa de tratamiento de pacientes con diagnósticos con vitiligo vulgar, pitiriasis liquenoide crónica, psoriasis gutata, psoriasis vulgar, dermatitis atópica severa, prurito urémico, prurigo del embarazo, foliculitis eosinofilica y prurigo asociado a HIV, pacientes con patologías hepáticas o renales en las cuales no sea conveniente la administración de metoxalen y pacientes pediátricos entre otras.
El esquema de tratamiento es similar al de PUVA, pero no se requiere la administración previa de psoralenos y el paciente debe asistir a tres sesiones semanales.

• Aplicación diaria de protector solar en la cara, cuello y dorso de manos.
• Aplicación de loción hidratante en la casa antes de asistir a cada sesión de fototerapia.
• Uso de gafas propias durante la sesión de fototerapia.
• Asistir a las sesiones con la regularidad indicada por el dermatólogo.

Se pueden presentar reacciones como eritema, ardor, piquiña, quemadura de la piel, ampollas.

Antes de iniciar la fototerapia UVB-NB, el paciente debe conocer los riesgos.

1. Si un paciente NO se protege los ojos, durante la sesión de fototerapia, corre el riesgo de desarrollar daño en la córnea, quemadura en la córnea.
2. Cancer de piel: Las personas que previamente han tenido cáncer de piel, así como individuo extremadamente sensible al sol (quienes siempre se queman y nunca se broncean), o que en su vida han estado mucho tiempo expuestos a las luz solar, tienen mayor riesgo que la población normal de desarrollar cáncer de piel.

Para todos los pacientes hay una mínima incidencia de cáncer de piel. Es imposible saber exactamente cuanta luz necesita un paciente para producir un cáncer de piel. Su piel debe ser evaluada periódicamente .

• Siempre use sus propias gafas de protección.
• Mantenga cerrados los ojos.
• Llegar al tratamiento con el protector solar aplicado en la cara y la hidratantte en toda la piel del cuerpo.
• No toque los bombillos, puede apoyarse en los soportes.
• Tenga presente que las áreas de piel que queden protegidas siempre sean las mismas.
• En lo posible mantenga los pies separados, para que las piernas estén más cerca de los bombillos.

La primera sesión es de un minuto que corresponde a 300 mj/cm2 y se hacen aumentos progresivos de 10 a 20 segundos por terapia.

La fototerapia UVA-1 (luz ultravioleta A-1, de 340 – 400 nanómetros) es una alternativa de tratamiento de pacientes con diagnósticos con morfea localizada y generalizada, esclerodermia, mastocitosis, síndrome hipereosinofilico, dermatitis atópica aguda entre otras.

• Aplicación diaria de protector solar en la cara, cuello y dorso de manos.
• Uso de gafas propias durante la sesión de fototerapia.
• Asistir a las sesiones con la regularidad indicada por el dermatólogo.

Se pueden presentar reacciones como eritema, ardor, piquiña, quemadura de la piel, ampollas, erupción polimorfa lumínica crónica.

Antes de iniciar la fototerapia UVA-1, el paciente debe conocer los riesgos.

1. Si un paciente NO se protege los ojos, durante la sesión de fototerapia, corre el riesgo de desarrollar daño en la córnea, quemadura en la córnea.
2. Cancel de piel: Las personas que previamente han tenido cáncer de piel, , así como individuo extremadamente sensible al sol (quienes siempre se queman y nunca se broncean), o que en su vida han estado mucho tiempo expuestos a las luz solar, tienen mayor riesgo que la población normal de desarrollar cáncer de piel.
Para todos los pacientes hay una mínima incidencia de cáncer de piel. Es imposible saber exactamente cuanta luz necesita un paciente para producir un cáncer de piel. Su piel debe ser evaluada periódicamente.

• Siempre use sus propias gafas de protección.
• Mantenga cerrados los ojos.
• Llegar al tratamiento con el protector solar aplicado en la cara.
• No toque los bombillos.
• Puede proteger las áreas de piel sana con alguna prenda de vestir.

La duración de cada sesión es de 8 a 12 minutos, dependiendo de la enfermedad a tratar.

1. Trujillo , MC, Gomez LM, Vitiligo. Rev Asoc Col Dermatol 2009; 17: 76-86
2. Chaleja JG, Gonzalez C, Castro L. Guias de manejo de psoriasis. Consenso colombiano.1 Edición. Colombia.; 2008. p 58 – 69

3. Krtmann J, Honigsmann H. Dermatological Phototherapy an Photodiagnostic methods. 1 Ed, Alemania; 2001.

4. Zanolli M.Feldman S.Phototherapy treatment protocols for psoriasis and oher phototerapy responsive dermatoses. 2d edition.London 2005.

5. Abel E. Photochemotherapy in dermatology, 1 ed. USA. 1991.

6. Barón E. Stevens S. Phototherapy for cutaneus T-cell lymphoma. Derm Therapy. 2003; 16: 303-310

7. Kroft E, Nadine J. Ultraviolet A phototherapy for sclerotic skin diseases: A systematic review. J Am Acad Dermatl 2008; 59: 1017-30

8. Ledo E, Ledo A. Phototherapy, Phtochemotherapy and Phtotdynamic Therapy. Unapproved Uses or Indications.Clinics in dermatology. 2000; 18 : 77 – 86

9. Dogra S, Kanwar AJ. Narow band UVB phothotherapy in dermatology. Indian J Dermatol Venerol Leprol 2004; 70: 205 -9

10. Calle J, Rivas AM, Ruiz MC. Manejo de la psoriasis con luz ultravioleta A mas psorialeno (PUVA) y luz ultravioleta B ( UVB). Rev Asoc Col Dermatol 2009: 17: 162-71.